Campo

En el Ingenio María Luisa el proceso de producción de caña de azúcar (Saccharum officinarum) tiene como objetivo producir oportunamente caña en cantidad y calidad para el abastecimiento de la fabricación de azúcar y para la semilla en la siembra de caña.

Fase de adecuación, preparación y siembra

Para el Ingenio María Luisa S.A. el concepto de una Organización de Clase Mundial, está basado en ser la mejor o igual al mejor del mundo en su actividad económica o negocio. Para lograrlo, cada uno de los Asociados del Ingenio María Luisa S.A. debe ser tan bueno como el mejor o igual al mejor, que hay en el mundo en el cargo que ocupa. Los descriptores de la visión son los siguientes:

Adecuación

Los campos son adecuados en su fase inicial con el fin de hacer más eficiente la producción de caña. Con este se pretende mejorar el riego, el drenaje, las labores mecanizadas y finalmente facilitar la cosecha. Todo esto parte de la realización de planos topográficos que sirven de base para realizar el diseño de la adecuación de los terrenos dejándolos en óptimas condiciones para la preparación.

Preparación

La preparación cuenta con una serie de labores mecanizadas con el fin de dejar las suertes listas para el proceso de siembra.

Siembra

Luego de terminar la labor de surcada del suelo se adiciona compost a las suertes y posteriormente se inicia el proceso de siembra de esta. Inicialmente se identifica la zona agroecológica de la suerte y se selecciona la variedad que mejor se comporta en cuanto a productividad en este sitio. Seleccionada la variedad se inicia el corte y siembra de la semilla las cuales son tallos de 60 a 65 cm de largo y entre 4 y 5 yemas sanas con el fin de asegurar una buena germinación. Antes de tapar la semilla estas son tratadas con microorganismos como bioestimulantes.

Fase de levantamiento de la plantación

Riego

Esta labor en el cultivo se inicia inmediatamente se siembra la semilla y 15 días después se realiza el segundo riego de germinación. Los riegos de levantamiento son programados de acuerdo al sistema del balance hídrico el cual calcula las necesidades de agua de la plantación con base en la capacidad de retención de humedad del suelo, la pérdida por evapotranspiración y el aporte por la lluvia. El Ingenio cuenta actualmente con el 48% de su área con riego por ventanas, el 52% restante en riego por gravedad. Como propósito para el año 2017 se espera tener el 100% del área en riego por ventanas.

Roturación de Suelo

En las suertes socas se lleva a cabo la labor de subsuelo con el fin de airear y descompactar el suelo. La escarificación es realizada en plantillas y en socas con el objetivo de desterronar y descompactar el suelo superficialmente.

Fertilización

De acuerdo a los análisis de suelos, se programa la fertilización de las suertes (N-P-K y elementos menores). En épocas de verano la fertilización es fraccionada en dos aplicaciones y en épocas de invierno se realiza una sola aplicación. Todas ellas se aplican con fertilizantes líquidos. .

Control Químico de Malezas

En las siembras se aplica un herbicida pre-emergente con el fin de evitar la competencia de las malezas con la caña que apenas esta germinando. Las aplicaciones post-emergentes tanto en plantilla como en soca se programan de acuerdo al estado de malezas de la suerte, generalmente se realizan dos aplicaciones y dependiendo de las condiciones climáticas estas aplicaciones pueden aumentar.

Control Biológico

El Ingenio Maria Luisa cuenta con el laboratorio de Entomología donde se producen especies que actúan como parasitoides. La función del laboratorio de Entomología es producir masivamente Taquínidos y Trichogramma para liberar en campo y de esta manera mantener el control de los insectos plagas.

Fase de maduración de la caña

Durante esta fase que inicia entre los 10 y 10.5 meses de edad se suspende la labor de riego con el fin de que la caña comience el proceso de maduración. Alterno a esto, se realiza la aplicación de maduradores en suertes donde esta labor está permitida, específicamente 8 semanas antes de la cosecha. Los maduradores actúan como reguladores de crecimiento y como consecuencia de este efecto primario se incrementa el contenido de sacarosa en los tallos maximizando así su productividad. Finalmente, el proceso del cultivo de la caña de azúcar finaliza cuando esta tiene la edad óptima de cosecha la cual está entre 13 y 14 meses de edad.